sábado, 16 de enero de 2016

El proyecto más ambicioso y difícil jamás concebido, supervisado por el departamento Google X,

Google ha comenzado a recopilar información para producir una persona perfectamente sana. Un laboratorio secreto de la empresa usará sangre, orina y lágrimas de miles de humanos en el proyecto más ambicioso y difícil jamás concebido.



Así se refiere al proyecto el diario 'The Wall Street Journal', que ha conseguido hablar con sus responsables, el Grupo de Control (Baseline Study, en inglés), supervisado por el departamento Google X, que se dedica a estudios experimentales y revolucionarios. 

Los investigadores ya tomarán análisis de sangre, orina y lágrimas de 175 personas para obtener datos genéticos y moleculares de sus cuerpos. Este es solo el primer grupo de participantes, ya que el proyecto prevé la colaboración de miles de personas. 

Te puede interesar: ¿Por qué los marines de EE.UU. se niegan a misionar junto a robots?



Gracias a este experimento Google elaborará un mapa detallado de una persona sana. Después de completar la base de datos, los entregarán a los médicos para detectar y tratar las enfermedades más comunes, como el cáncer y las enfermedades del corazón, entre otras. Tal como fue concebido por Google, el proyecto supondrá una revolución en la medicina, ya que permitirá la prevención de las enfermedades. 

El proyecto está liderado por Andrew Conrad, quien se unió a Google X en 2013 y ya ha desarrollado en el laboratorio una prueba barata de VIH. Su equipo integra a más de 70 científicos y médicos de una gran variedad de campos científicos, incluidos fisiólogos, bioquímicos, optometristas, biólogos moleculares y especialistas en imágenes médicas. 

Te puede interesar: Un usuario de Facebook resuelve el enigma del artefacto de oro que desconcertó a los arqueólogos



La potencia de cálculo de Google les ayudará a encontrar en los datos recogidos los llamados 'biomarcadores', indicadores de ciertos estados fisiológicos del organismo. La medicina recurre a los biomarcadores para diagnosticar una condición patológica. El Grupo de Control buscará, en primer lugar, los indicadores de salud. 

Algunos biomarcadores muestran, por ejemplo, cómo digieren las grasas las personas. En consecuencia, sin ellos estarán expuestas a las enfermedades cardiovasculares. Identificando estas tendencias, se puede determinar con precisión el grupo de riesgo y ofrecer terapia a los pacientes mucho antes del primer ataque de corazón. Según Conrad, no deben esperarse descubrimientos inmediatos como una cura universal para el cáncer: los avances revolucionarios se realizan a un "ritmo moderado". 

Te puede interesar: El nuevo "Stonehenge" de los Altos de Golán despierta muchas preguntas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario