martes, 28 de marzo de 2017

La ciencia confirma que los ricos te ignoran


Tres experimentos confirmaron que las personas de clase alta prestan menos atención a quienes les rodean.



Los ricos no prestan atención a las personas de su entorno. Esta es la principal conclusión de un reciente estudio, publicado en la revista 'Psychological Science', que asegura que el grado en el que las personas desvían su atención podría depender de su clase social.
Así, la investigación demuestra que las personas que se identifican en una clase social relativamente alta prestan menos atención a quienes les rodean que aquellas personas que tienen menos dinero.
Para probar esta hipótesis, el equipo de científico de la Universidad de Nueva York llevó a cabo una serie de experimentos. En el primero, reunieron a 61 peatones en la ciudad de Nueva York y les pidieron que se pusieran las gafas de realidad aumentada Google Glass y caminaran por la calle durante un minuto observando su entorno.
Al analizar las imágenes, los investigadores descubrieron que aquellos participantes que se habían identificado previamente con una clase social alta miraban menos a otros transeúntes que los que se habían ubicado en la clase media-baja.
Para respaldar estos resultados, se llevaron a cabo los otros dos experimentos. En uno de ellos, 158 estudiantes analizaron más de 40 fotografías de diferentes ciudades. Así, el equipo descubrió que los participantes con menos dinero pasaban un 25% más de tiempo en cada imagen que sus compañeros más ricos.
Por último, se realizó un experimento online con 393 personas. A cada una de ellas se le pidió ver pares de imágenes con caras y objetos, y luego se les preguntó que había cambiado. Los investigadores descubrieron que los participantes de la clase alta tardaban más tiempo que los de la baja en señalar las caras que cambiaron en la pantalla; es decir, no les estaban prestando demasiada atención.
"La clase social afecta el procesamiento de información de una forma generalizada y espontánea", explicó a la citada revista Pia Dietze, principal investigadora del estudio. "Cuanto más sabemos sobre el efecto de las diferencias de clase social, mejor podemos resolver problemas sociales generalizados. Esta investigación es sólo una pieza del rompecabezas", añadió.

lunes, 27 de marzo de 2017

Científico inventa una revolucionaria botella de vino que no gotea


El investigador estadounidense se planteó desde el principio la tarea de cambiar la forma de la botella sin recurrir a accesorios especiales.



Un estadounidense ha diseñado una botella que evita los derrames accidentales de vino sobre la mesa, informa el sitio web de la Universidad Brandeis de Massachusetts.
Daniel Perlman, un físico aficionado al vino, lleva tres años estudiando el problema de las gotas que se deslizan desde el pico por el cristal de la botella y caen sobre la mesa o la ropa de quien sirve.
El investigador llegó a la conclusión de que el goteo era más intenso cuando se servía desde botellas llenas. También notó que el flujo de vino tendía a curvarse hacia los bordes del pico y caer por los costados de la botella debido a que el vidrio es hidrófilo, es decir, que atrae el líquido.
Junto con el ingeniero Greg Widberg, Perlman creó una ranura circular de 2 milímetros de ancho y 1 mm de profundidad en el cuello de la botella. Esta pequeña innovación impidió que las gotas descendieran del pico.
El secreto consiste en que cuando uno sirve vino desde una botella llena o casi llena la sostiene en un ángulo ligeramente ascendente respecto a la copa. Para que una gota de vino logre atravesar la ranura creada por Perlman, debería deslizarse hacia arriba dentro de la ranura y contra la fuerza de gravedad o contar con un impulso tal que la haga saltar de un lado a otro de la ranura.
Tras una serie de pruebas, Perlman dio con el ancho y la profundidad perfecta para que la gota no pueda superar la ranura y de este modo no caiga en la mesa o en la ropa.
Desde el principio el inventor, quien cuenta con más de 100 patentes, se puso como objetivo cambiar la botella para que el consumidor prescinda de un gasto adicional en accesorios. Ahora Perlman se encuentra negociando con fabricantes de botellas la introducción de su diseño.

domingo, 26 de marzo de 2017

Descubren una función desconocida de los pulmones


Luego de pruebas realizadas en ratones modificados genéticamente, un grupo de científicos descubrió una capacidad que hasta ahora se creía exclusiva de la médula ósea.



Un grupo de científicos descubrió recientemente que los pulmones producen sangre. El equipo de Mark R. Loone, de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.), realizó una investigación con ratones modificados genéticamente y halló que en sus pulmones se generaban plaquetas, según su estudio publicado en la revista Nature. 
Hasta ahora se creía que esa propiedad era exclusiva de la médula ósea, donde se produce un proceso llamado hematopoyesis. En la hematopoyesis se generan los glóbulos rojos, que portan el oxígeno, los blancos, que combaten infecciones, y las plaquetas, que a través de coágulos detienen las hemorragias. Las células que producen las plaquetas, llamadas megacariocitos, habían sido observadas antes en el tejido pulmonar, pero hasta ahora se creía que provenían exclusivamente de la médula ósea.

Ratones modificados genéticamente

Los ratones de la investigación de la Universidad de California, reseña el portal New Atlas, fueron diseñados genéticamente para generar plaquetas verdes fluorecentes, lo que sirvió para que los investigadores las encontraran con facilidad en la vasculatura pulmonar. "Este hallazgo definitivamente sugiere una visión más sofisticada de los pulmones, que no sirven solo para la respiración", dice Looney, autor principal del estudio. El descubrimiento abre la puerta a la realización de nuevas investigaciones sobre tratamientos para enfermedades que afectan la producción de plaquetas.

sábado, 25 de marzo de 2017

Científicos revelan cuál es la relación entre el nombre y el rostro de las personas


Un experimento ha demostrado que, por algunas razones, el nombre está relacionado con la forma de la cara de una persona.



Un equipo de científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel) ha descubierto que es posible encontrar una relación entre el nombre de una persona y la apariencia de su rostro con una sorprendente precisión, reporta Science Daily. De acuerdo con el estudio publicado en la revista 'Journal of Personality and Social Psychology', este hecho tendría algo que ver con los estereotipos culturales que atribuimos a los nombres.
El equipo de investigadores liderado por Yonat Zwebner realizó una serie de experimentos con la participación de la voluntarios de Israel y Francia. A los participantes se les mostró una foto y se les pedió elegir el nombre que podía corresponderle a la cara en base a una lista de cuatro o cinco nombres. Los participantes lo hicieron con una precisión de hasta el 40 %.
En otro experimento, los investigadores hicieron que una computadora, con la ayuda de un algoritmo de aprendizaje, relacione nombres con rostros. En este estudio, el ordenador también fue bastante preciso, con un resultado que fue del 54 % al 64 %.
Los investigadores fundamentan esta relación citando a los estereotipos culturales que están asociados a los nombres. Según indica Zwebner, la manifestación del nombre en la cara podría deberse a que las personas subconscientemente alteran su apariencia para ajustarse a las normas culturales y las señales asociadas a sus nombres.
"Una investigación previa demostró que existen estereotipos culturales vinculados a los nombres, incluyendo qué aspecto debe tener alguien", explica el autor del estudio. "Por ejemplo, las personas son más propensas a imaginar a un Bob con la cara más redonda que un Tim. Creemos que estos estereotipos pueden afectar a lo largo del tiempo el aspecto del rostro de la gente", concluyó.

viernes, 24 de marzo de 2017

Estos son los alimentos más peligrosos para la salud por culpa de los pesticidas


En el alimento más 'sucio' se han encontrado 20 tipos de pesticidas diferentes.



Representantes de la industria de pesticidas y la agricultura química creen que los efectos de los pesticidas en los alimentos no deben preocupar en demasía a los consumidores, médicos y los científicos están a menudo en total desacuerdo.
Para disminuir la influencia negativa de estos elementos perjudiciales en nuestra salud la ONG estadounidense Environmental Working Group (EWG) ha creado una lista con las verduras de consumo cotidiano cuyo cultivo requiere más pesticidas que el resto. A los alimentos integrantes los ha bautizado como la 'docena sucia'. Para ello, los investigadores analizaron centenares de tipos de cultivos agrícolas convencionales en los que encontraron 178 tipos diferentes de pesticidas y productos de descomposición a partir de estos químicos.
El alimento más contaminado, con 20 tipos de pesticidas diferentes, es la fresa, seguida de la espinaca y la nectarina. La lista también incluye a la manzana, el melocotón, el apio, la uva, la pera, la cereza, el tomate, el pimiento dulce y la patata.
Además, la ONG ha hecho pública la lista de los alimentos 'buenos', que ha llamado la 'docena limpia': el podio lo copan el maíz dulce, el aguacate y la piña. En el elenco figuran el repollo, la cebolla, el guisante congelado, la papaya, el espárrago, el mango, la berenjena, el melón, el kiwi, el cantalupo, la coliflor y el pomelo. 
"Incluso niveles bajos de exposición a pesticidas pueden ser perjudiciales para los bebés y los niños pequeños, por lo que siempre que sea posible hay que tomar medidas para reducir la exposición a los mismos", afirma el profesor Philip Landrigan, de la Escuela Icahn de Medicina del Monte Sinaí (Nueva York, EE.UU.).