jueves, 25 de mayo de 2017

Estos son los factores que te hacen irresistible


Una cara bonita o un cuerpo atlético son aspectos vitales que hacen que una persona luzca atractiva. Pero no son los únicos factores que influyen en el proceso de atracción.



Hay que aceptarlo: solemos sentirnos atraídos por otras personas principalmente por su apariencia física (sus rostros o cuerpos). Si bien estos son aspectos centrales que hacen que una persona sea irresistible para otra, científicos sugieren que no son los únicos factores que influyen en el proceso de atracción.
En un nuevo estudio publicado en la revista 'Frontiers of Psychology', los investigadores afirman que, aparte del físico, el atractivo de un individuo también se basa en la calidad de su olor y su voz.
"La literatura sobre los otros sentidos y el rol de los mismos en las relaciones sociales ha crecido rápidamente y no debe ser descuidado", apuntó Agata Groyecka, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad de Breslavia, Polonia.
Groyecka agregó que, mientras percibimos la belleza física de una persona con nuestros ojos, "los oídos y la nariz también son muy importantes". Por lo tanto, no es sorprendente que la gente en general no se sienta atraída por personas con un fuerte olor corporal o con una voz desagaradable, a pesar de que la misma persona pueda poseer una cara bonita y un cuerpo atractivo.

Indagando acerca de los factores

Para estudiar cómo la voz y el olor pueden afectar el proceso de atracción, Groyecka y su equipo analizaron datos de 30 años de estudios previos. Los investigadores fueron capaces de determinar cómo la gente utiliza la voz y el olor para determinar la personalidad y los rasgos de un individuo.
Por ejemplo, la voz ayuda a la hora de determinar el género y ofrece pistas sobre la edad de las personas. Sin embargo, los participantes del estudio también fueron capaces de predecir el estado emocional, algunas características personales, e incluso adivinar el tamaño del cuerpo de la persona que tenían enfrente, solamente por su voz.
El olfato también refleja capacidades similares. A través del olor de un individuo, los sujetos fueron capaces de formar mentalmente un perfil de esa persona.

Un asombroso descubrimiento sobre el olfato humano sorprende a científicos


Una antigua teoría de los tiempos de Charles Darwin sugería que el ser humano perdió su capacidad olfativa desde que se 'alejó' de la tierra al adquirir una postura erguida.



La idea de que el ser humano tiene un sentido del olfato poco sensible en comparación con otros mamíferos es un mito que carece de pruebas reales. Así lo afirman los científicos de la Universidad de Rutgers, EE.UU., quienes aseguran que la capacidad de percepción olfativa del ser humano es mucho mayor de lo que se creía y la comparan con la de otros mamíferos como los roedores o los caninos.
El célebre científico británico Charles Darwin creía que el ser humano —en comparación con los primates— perdió su sensibilidad olfativa desde que se 'alejó' de la tierra, pues al adquirir una postura erguida evolutivamente dejaba de tener sentido mantener un agudo sentido del olfato. De esa forma, el ser humano habría experimentado una reorientación de los órganos del sentido del olfato: el bulbo olfatorio se ubicó más cerca del lóbulo frontal del cerebro.

La evolución de nuestra capacidad olfativa

Sin embargo, la nueva investigación sugiere que en lugar de disminuir esta capacidad, el ser humano ha evolucionado en esta característica que ahora nos permite no solo reaccionar a los olores como lo hacen la mayoría de los animales, sino también pensar en estos. El neurocientífico John McGann, quien lideró el estudio, considera que el ser humano cuenta con una capacidad olfativa impresionante que además influye de gran forma en su conducta, sus recuerdos y emociones.
El investigador afirma que el ser humano puede distinguir "cerca de un billón de olores diferentes", una cifra que contrasta con los 10.000 diferentes olores que mantiene la creencia médica y psicológica desde el siglo XIX.
Esta impresionante capacidad, según McGann, hace que el sentido del olfato del ser humano sea "más sensible que la de los roedores", distingue algunos olores de mejor forma que los perros e incluso le permite seguir los rastros de diferentes aromas. "El perro puede ser mejor cuando se trata de distinguir orina en una boca de incendio, pero los humanos pueden discriminar de mejor forma los olores de distintos vinos finos", asegura McGann. 
Esta afirmación tira por tierra la creencia de que nuestra capacidad sensitiva se limita al pequeño tamaño de nuestro bulbo olfativo respecto al volumen total de nuestro cerebro, una creencia que, según McGann, se basa en afirmaciones apoyadas en una base científica pobre.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Un hongo infeccioso mortal se expande por Estados Unidos


En EE.UU. se registran cada vez más casos de las infecciones fúngicas causadas por el hongo Candida auris, resistente a la mayoría de los medicamentos existentes.



El hongo infeccioso mortal Candida auris sigue propagándose por EE.UU., siendo ya 122 los casos de infecciones registrados en las clínicas del país, según los últimos datos proporcionados este jueves por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).
En los últimos once meses el número de los afectados en EE.UU. ha pasado de 7 a 122 casos, detectados en diferentes Estados norteamericanos. Según el informe de los CDC, este hongo, resistente a la mayoría de los medicamentos existentes, incluyendo antibióticos, sigue propagando por el país. 
Así las cosas, los CDC ha formulado recomendaciones a la población con el objetivo de frenar la propagación del Candida auris, entre las que se incluye el uso de precauciones estándares de contacto, el aislamiento de los pacientes en las clínicas (ya que la mayoría de los casos son casos clínicos), así como la limpieza y desinfección regular de sus salas, entre otros puntos.
La tasa de mortalidad del Candida auris es de hasta el 60%, si bien las principales víctimas del este hongo infeccioso son personas con sistemas inmunológicos debilitados, bebés prematuros, enfermos de diabetes o pacientes sometidos a diálisis o a trasplante de órganos.
Desde que en 2009 fue identificado por primera vez este hongo, ya ha sido detectado en una decena de países. En junio de 2016 los CDC emitieron una alerta clínica sobre el peligro del contagio de Candida auris y en agosto de 2016 informaron de los primeros siete casos de infectados en EE.UU.

martes, 23 de mayo de 2017

Científicos revelan una señal que distingue a las personas inteligentes


Especialistas británicos afirman que hablar con nosotros mismos mejora nuestro funcionamiento cognitivo y nos ayuda a centrarnos en tareas específicas.



Los científicos de la Universidad de Bangor (Reino Unido) han revelado que hablar con uno mismo nos ayuda a mejorar el control sobre una tarea o acción concreta y también puede ser indicativo de un nivel más alto de inteligencia. Esta conclusión es resultado de una la investigación publicada por los especialistas de la citada universidad galesa el pasado 3 de mayo en la revista digital The Conversation.
Para realizar la investigación, los investigadores presentaron instrucciones escritas sobre una tarea a 28 participantes, a los que pidieron que las leyeran en voz alta antes de llevarla a cabo. Tras medir el nivel de concentración y resultados de la actividad, los científicos constataron que ambos parámetros mejoraron.
Asimismo, los especialistas han determinado que hablar con uno mismo amplía nuestro monólogo interior, lo cual mejora nuestros pensamientos, emociones y recuerdos, así como nos ayuda a planificar acciones.
El experimento explica, por ejemplo, por qué los deportistas profesionales se hablan a sí mismos durante las competiciones. Según una de los investigadores, Paloma Mari-Beffa, hablar con uno mismo es evidencia de un alto funcionamiento cognitivo de la persona y le permite centrarse mejor en lo que hace

lunes, 22 de mayo de 2017

Sus vacaciones de relax en la playa pueden llevar a la muerte prematura


Con pasar tan solo dos semanas tumbado a orillas del mar, nuestro cuerpo sufre una serie de cambios que pueden conllevar peligrosas consecuencias para nuestra salud.



Un grupo de científicos de la Universidad de Liverpool ha determinado que las tan deseadas vacaciones de relax en la playa nos pueden provocar importantes pérdidas de masa muscular y cambios metabólicos que pueden tener graves consecuencias para nuestro organismo, informa el portal Newshable.

Los investigadores determinaron que tan solo dos semanas de inactividad afectan negativamente a la salud cardiovascular y aumentan los riesgos de muerte prematura.

El estudio analizó la evolución de 28 participantes de una edad media de 25 años. Todos ellos solían practicar deporte con regularidad y estaban en buenas condiciones físicas. Durante los 14 días que estuvieron descansando en la playa, llevaron un brazalete SenceWear que monitoreaba su actividad física, al mismo tiempo que los científicos controlaban que no cambiaran su régimen de alimentación.

Tras esas dos semanas, los investigadores observaron que la actividad física de los participantes se había reducido en más de un 80 %. Así, por ejemplo, pasaron de caminar alrededor de 10.000 pasos al día a tan solo 1.500. Asimismo, el tiempo que estuvieron sentados sin hacer nada aumentó una media de 129 minutos diarios.

Este corto período de inactividad provocó diversos cambios en sus organismos, como pérdida de masa muscular y un aumento de la grasa corporal. El doctor Dan Cuthbertson, director del estudio, advierte de que este tipo de cambios, aún en el caso de sujetos jóvenes como los que participaron en el estudio, "pueden llevar a enfermedades metabólicas crónicas y a una muerte prematura".

El experto recomienda evitar los periodos prolongados de inactividad y subraya que la "actividad diaria es la clave para evitar enfermedades y complicaciones de la salud" propias de la vida sedentaria.