sábado, 10 de diciembre de 2016

Especialistas detallan los mayores errores a la hora de hacer actividad física


La búsqueda del cuerpo perfecto puede demandar un gran esfuerzo e inversión, aunque muchas de las prácticas habituales no son las recomendadas.


Entre el mito urbano y la realidad, hay muchas prácticas que rodean a la actividad física que no son las que el cuerpo demanda y que, lejos de hacer un bien, pueden ser perjudiciales. Por eso, la BBC recopiló numerosos consejos de especialistas, quienes explicaron cuáles son las actitudes correctas para entrenarse sin sufrir graves consecuencias.
Estar en forma no es lo mismo que hacer mucho ejercicio, ya que lo que importa es el bienestar y no tener un cuerpo extremadamente tonificado. "Una persona goza de un buen estado de forma cuando se somete a un chequeo médico y le sale todo bien, lleva una alimentación adecuada, psicológicamente es estable y hace una práctica deportiva regular a nivel recreativo y la disfruta", explicó el profesor Juan Francisco Marco.
Por lo tanto, lo importante -incluso para convertir al propio cuerpo en súper atlético- no es hacer mucha actividad física, sino tener un entrenamiento regular.

Sudar mucho no es sinónimo de buen ejercicio

Asociado al nivel de esfuerzo está el sudor. Sin embargo, los especialistas detallaron que transpirar mucho no siempre está ligado a la correcta ejercitación. "En términos prácticos, solo se pierde agua", explicó el médico deportivo César Kalazich, quien agregó que "la sudoración no es un proceso que gaste suficiente energía para hacer perder peso consistente o adelgazar".
En realidad, el sudor funciona como un mecanismo de termorregulación que ayuda a limpiar las impurezas. Por lo tanto, el líquido que se pierde, se debe reponer.
Así como se debe beber después de la práctica deportiva para recuperar el líquido, la comida es otro punto fundamental para quienes deseen moldear el cuerpo. Sin embargo, no hay proporciones exactas entre proteínas, grasas y carbohidratos, por lo que depende de cada persona.
"Lo que necesita el deportista es conocerse mucho más para entender qué alimentos le funcionan mejor en cada momento y en cada situación", dijo el nutricionista Javier Guerrero. Por eso es que la alimentación va a depender de la cantidad y del tipo de ejercicio que se realiza.

¿Es la mañana el mejor momento para hacer actividad física?

No necesariamente. La hora óptima para entrenarse depende de cada persona, ya que el ritmo biológico influye en la presión sanguínea, en la temperatura corporal, en la frecuencia cardíaca y en el nivel de hormonas. Todo ello, a su vez, va a marcar la predisposición del cuerpo a exigirse.
Aunque el horario es una cuestión personal, Luis Franco Banfonte, de la Federación Española de Medicina Deportiva, aclaró que "no sería recomendable hacer ejercicio a partir de las 9 o las 10 de la noche", en especial, de "alta intensidad", ya que "puede afectar el ritmo del sueño y retrasar la necesidad de dormir".

Las zapatillas, ¿mejores entre más caras son?

El precio no siempre influye en la calidad del calzado, ya que lo importante es que sea "cómodo", comprobar si "sostiene el talón" y si tiene "espacio en la parte de adelante para que el pie se pueda expandir". "Lo más importante es si son cómodas", insistió el fisioterapeuta británico Roger Perry.
El último punto a tener en cuenta es la controversia sobre la necesidad de calentar antes del entrenamiento. De acuerdo con los especialistas, este estiramiento es recomendable, pero no fundamental, ya que debe ser acorde a la intensidad del trabajo.
En caso de recurrir a ello, los profesionales recomiendan estiramientos dinámicos, con mayor actividad muscular, agilidad y coordinación. Para después, quedan los trabajos estáticos, en los que la tensión baja y lo que se busca es la relajación muscular.

Te puede interesar: Hallan una puerta robada del campo de concentración nazi de Dachau

Te puede interesar: Venezuela emitirá nuevos billetes: ¿Triunfo de la inflación o guerra económica?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario