Ir al contenido principal

Hallan los genes que reducen la esperanza de vida


Un equipo de investigadores británicos ha identificado dos áreas del genoma humano que pueden hacer que su vida sea más corta.


Más de dos tercios de la población posee una variante genética que puede tener una gran responsabilidad sobre su longevidad, revela un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) y publicado en la revista 'Nature Comunications'.
Los autores del estudio han identificado dos áreas del genoma humano, el APOE-ε4 y CHRNA3/5, los cuales puede reducir la esperanza de vida en un máximo de cuatro años.
Según los resultados de la investigación, las personas que llevan una sola copia de una de las variantes genéticas, ya sea del APOE-ε4 o CHRNA3/5, corren el riesgo de que su esperanza de vida disminuya en un año. Por el contrario, aquellos que llevan dos copias de ambas variaciones genéticas son propensos a morir de media tres o cuatro años antes que aquellos que no la tienen.


"Debido a que las dos variantes genéticas son relativamente comunes en la población, dos tercios de las personas son susceptibles a heredar una sola copia de los mismos, ya sea de la madre o del padre", señalan los responsables del estudio.
Curiosamente, las dos variantes genéticas tienen impactos diferentes sobre hombres y mujeres. El APOE-ε4 aumenta el riesgo de mortalidad en las mujeres de edad avanzada, mientras que CHRNA3/5 tiene mayores efectos sobre hombres de mediana edad.
No obstante, "a pesar del efecto que estas variantes genéticas tienen sobre la esperanza de vida  el estilo de vida que llevamos es lo que tiene mayor impacto en el tiempo que vivimos, y este factor se encuetra bajo nuestro control", concluyen los investigadores.

Te puede interesar: El telescopio Hubble capta la galaxia más lejana jamás detectada

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Descubren qué tipo de hombre atrae más a las mujeres

El aspecto físico del hombre sí que es importante para las mujeres, sugiere un reciente estudio.


Según acaba de desvelar un grupo de investigadores australianos, cuánto más fuerte parece un hombre, más atractivo es para las mujeres. Así lo determinaron tras realizar un experimento cuyos resultados han sido publicados en la revista Royal Society journal Proceedings B.
Durante la investigación, los científicos mostraron 160 fotografías de torsos masculinos a las participantes en el estudio y les pidieron que evaluaran lo atractivos que eran.

Casi por unanimidad, las mujeres señalaron a los cuerpos fuertes y musculosos como los más atractivos para ellas. Además, un factor adicional era la altura de los hombres: los más altos también se consideraban más atractivos.
Por el contrario, los hombres con exceso de peso no tuvieron mucho éxito entre las participantes. Sin embargo, si a pesar de tener un cierto sobrepeso, el hombre parecía ser fuerte, este todavía les parecía atractivo a muchas m…

El cerebro humano es capaz de 'ver' el futuro

Un estudio científico ha analizado la manera en que el cerebro 'predice' lo que están a punto de observar los órganos de la vista en un próximo movimiento.



Nuestro cerebro es capaz de 'espiar' el futuro inmediato mediante un ingenioso análisis predictivo que le permite anticiparse a la realidad que observan los ojos. Un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) analizó esta habilidad de 'predecir' aquello que aún no hemos visto. Los resultados de este trabajo fueron publicados en la revista Scientific Reports. Los ojos se mueven y observan a nuestro alrededor antes de que el cerebro logre procesar esa información visual. Esto sucede con una frecuencia aproximada de cuatro veces por segundo, de modo que el cerebro debe procesar la imagen recibida y decidir el próximo movimiento de los ojos en apenas 250 milisegundos. De esta forma, para evitar que nuestra mirada se fije de manera errática en objetos irrelevantes o evitar el efecto reta…

Este es el motivo por el que algunas dietas no funcionan nunca

Cada organismo reacciona de manera individual a cada tipo de alimentación particular, señala un nuevo estudio.



Un grupo de investigadores de la Universidad de Texas A&M (EE.UU.) ha determinado la razón por la que algunas dietas no funcionan por mucho que tratemos de perder peso siguiéndolas. Según señala su estudio, publicado en la revista Genetics, la respuesta se halla en los rasgos genéticos de cada persona. Durante su investigación, los científicos analizaron cómo los organismos de ratones -que son similares a los humanos en su composición genética y en su propensión a desarrollar trastornos metabólicos- reaccionaron a cuatro populares dietas: una "al estilo americano", con alta cantidad de grasas y carbohidratos refinados; la dieta mediterránea; la japonesa; y la dieta Atkins o cetogénica, basada en una alta cantidad de proteínas y muy pocos carbohidratos. Los ratones fueron divididos en cuatro grupos según sus cepas genéticas. Tras seis meses de observación, los in…