domingo, 7 de mayo de 2017

Los cerebros del ser humano y el chimpancé son más diferentes de lo que creíamos


Esta diferencia es superior a la existente entre los chimpancés y macacos, a pesar de que su separación evolutiva es mucho mayor que la que tienen con los humanos.





Un grupo de investigación internacional conformado por científicos de Alemania, China y Rusia han descubierto grandes diferencias entre las estructuras de la corteza cerebral del ser humano y del chimpancé, que hasta ahora se pensaba que tenían más semejanzas.
A pesar del aparente gran parecido de la anatomía cerebral del ser humano y de estos simios, la microarquitectura de la corteza cerebral del hombre ha sufrido significativas modificaciones durante el proceso de evolución, señalan los resultados de está investigación publicados en la revista 'Nature'.
Cada una de las seis capas de la corteza cerebral humana la parte que más se ha desarrollado durante la evolución cuenta con una funcionalidad especial en cuanto al procesamiento de la información, la distribución de sus neuronas, la cantidad de conexiones neuronales y el trabajo de los genes en sus células.

Una considerable diferencia genética 

Los científicos encontraron que unos 2.320 genes de las células nerviosas de nuestra corteza cerebral son propios ser humano, mientras que 367 genes comunes entre el humano y el chimpancé trabajan en una capa diferente de nuestro cerebro.
En el caso de los chimpancés, solo 133 genes trabajan en una corteza diferente a la de los macacos, a pesar de que la división evolutiva entre estos animales unos 40 millones de años es mucho mayor que la existente entre el ser humano y el chimpancé unos 6 millones de años.
Esto sugiere que la estructura del cerebro humano sufrió una amplia y 'rápida' modificación durante el proceso evolutivo. Los resultados de esta investigación permitirán conocer nuevas formas de regulación de las capacidades mentales de las personas durante el proceso de envejecimiento celular, así como entender y tratar de manera más eficiente las enfermedades neuronales.


4 comentarios:

  1. Habrá que comprobar con el cerebro de los Lémures ya que el libro de Urantia dice que uno de estos se usó para derivar en ser humano.

    ResponderEliminar
  2. Habrá que comparar con el cerebro de los Lémures, ya que en el libro de Urantia dice que de uno de estos derivó el ser humano.

    ResponderEliminar
  3. Tambien los Sumerios decían lo mismo, lo cual podria tener su sentido, si contamos que somos la especie mas moderna con respecto al resto y sin embargo, la mas evolucionada. Algo no cuadra en la teoría de la evolución organica, al menos en cuanto a velocidad en los cambios con respecto al resto de especies.

    ResponderEliminar
  4. No puede haber similitud entre un Humano y un animal, aunque El Creador es el mismo pero son creados distintos, uno para ser animal y el hombre para desarrollar su capacidad creativa, en el medio que lo rodea.

    ResponderEliminar